Cuando era pequeño, me gustaba mucho el sonido que hacía el obturador de la Smena 8M de mis padres, una cámara rusa totalmente analógica. Nos acompañaba en todos los lados, algo normal para los años 80.

La verdadera pasión empezó en 2010 cuando he comprado la primera réflex. He ido aprendiendo poco a poco, pasando por varios tipos de fotografía hasta el 2012, cuando he empezado hacer casi exclusivamente moda.

Actualmente trabajo como fotógrafo freelance.